PÁGINA OFICIAL DEL REAL VALLADOLID

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, si continua navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Leer política de cookies

  • Baltanás cuelga las botas
  • Baltanás cuelga las botas

Baltanás cuelga las botas

El central palentino del Promesas, gravemente lesionado en febrero de 2005, deja el fútbol tras luchar durante tres años y medio por volver a ser futbolista

Lunes, 04 de Agosto de 2008 - 17:37

Hace un año realvalladolid.es tenía que dar la triste noticia de que Álex Simón, uno de los valores con más futuro de la cantera blanquivioleta, colgaba las botas al no superar una grave lesión de rodilla. Era tan extraño que un chico de tan solo 21 años tuviera que dejar el fútbol por un problema médico que el cupo de la mala suerte parecía cubierta por mucho tiempo. Pero no, la mala suerte se ha vuelto a cebar con otro joven de la cantera blanquivioleta, Baltanás, víctima de una rotura de tibia y peroné complicada con una lesión muscular gravísima, el Síndrome Compartimental, que no ha podido superar y finalmente le apartado de los terrenos de juego.

Miguel Ángel Baltanás (Dueñas -Palencia-, 25-02-87) era un central de una proyección impresionante, uno de esos jugadores en el que los técnicos de categorías inferiores ponían la etiqueta "del primer equipo".

Baltanás llegó al Real Valladolid en el verano de 2003, con 16 años. Por su edad, comenzó en el Juvenil B a las órdenes de Ricardo Coque, el ahora secretario técnico del Club, pero sus cualidades le llevaron a terminar la temporada como titular en el Juvenil A que dirigía Paco de la Fuente.

En la siguiente campaña, Baltanás, convocado ya con la Selección Española Sub 18, continuaba su rápida progresión como jugador cuando cayó gravemente lesionado. Fue el 27 de febrero de 2005. "No se me olvida ni la fecha ni cómo fue la jugada, aunque no me acuerdo bien de quién era el rival... Creo que era el Atlético Perines y ganábamos 4-2", recuerda el chaval. Al final del partido, Baltanás se lanzó para intentar sacar un balón de la línea de gol, pero impactó brutalmente con su pierna derecha contra el poste. El choque fue desgarrador y el chasquido de la tibia de Baltanás se pudo oír nítidamente en los Anexos.

Lesión muscular muy grave
Miguel Ángel fue operado, pero todo su complicó con la aparición del Síndrome Compartimental, una lesión muscular asociada a algunas fracturas, muy poco frecuente, pero de una extrema gravedad. Un año después de la lesión, Baltanás recurrió a los servicios del prestigioso Dr. Cugat, quien le sometió a una intervención quirúrgica para intentar reparar el daño. Pero todo fue inútil. Dos años después, tras muchísimo trabajo de rehabilitación, tras muchas horas de esfuerzo por alcanzar el sueño de ser futbolista, ha tenido que tirar la toalla. Baltanás deja el fútbol.

863i_160baltanascara.JPG
Fotografía (G. Martín): primer plano de Baltanás.

"Me voy con la cabeza alta porque lo he intentado todo. Quería ser futbolista, pero no lo he podido conseguir. Ha llegado un momento en el que ya no merecía la pena todo el esfuerzo porque me he dado cuenta de que todo era inútil, que ya no iba a poner jugar al fútbol", subraya el joven con esa madurez que sólo da el sufrimiento y la lucha diaria por aquello que se quiere.

Baltanás era jugador del Real Valladolid B. En el verano de 2005 el Club tomó la decisión de subirle al filial. Por supuesto, la entidad sabía la situación médica de Miguel Ángel, pero su única obsesión era ayudar al chico en todo lo posible. Nunca desanimarle, sino todo lo contario. Su salto al Promesas iba en esa dirección. El pasado hizo la pretemporada con el filial, jugó un partido amistoso en Medina del Campo, y posteriormente, en un último intento por volver a los campos, estuvo cedido en el Universitario. Este verano volvió a los Anexos, pero dos semanas más de sufrimiento han sido suficientes para que Miguel Ángel tomara la decisión definitiva.

Tras colgar las botas, el Real Valladolid intentará seguir ayudando a Baltanás. Perfectamente capacitado para hacer una vida normal y laboral, y dado que el chico quiere seguir de alguna forma ligado al fútbol para que su sueño se haga realidad de alguna forma, la Fundación Real Valladolid y el Real Valladolid le han ofrecido seguir colaborando en el Estadio Zorrilla. Porque con 21 años sólo hay futuro. Suerte, Miguel Ángel.

Fotografías (Gonzalo Martín): En portada, Baltanás posa en la foto oficial de la plantilla del Promesas de la pasada temporada; arriba, el jugador posa antes de comenzar la primera sesión en esta pretemporada.

‹ Volver al listado noticias