PÁGINA OFICIAL DEL REAL VALLADOLID

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, si continua navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Leer política de cookies

2-1: El Promesas acaricia la permanencia

El filial doblegó al Unión Adarve con buen juego, pese a que no pudo evitar el sufrimiento final

Domingo, 24 de Marzo de 2019 - 14:16

Triunfo importantísimo el cosechado este domingo por los hombres de Miguel Rivera. El Real Valladolid Promesas venció al Unión Adarve por 2-1 (goles de Miguel y Zalazar) en un partido que dominó en su mayoría con un juego descarado en los metros finales y buen control desde la medular. Hasta los últimos veinte minutos de intriga “hitchcokiana”, en los que el bloque madrileño recortó distancias de penalti e inquietó hasta el final con su fútbol más directo. El filial supo contener sus embestidas y sumó tres puntos que le sitúan con 39 en la tabla clasificatoria, muy cerca de su objetivo por la permanencia.

El Real Valladolid B daba continuidad, en el día de hoy, a su esquema de juego, un 4-3-3 que contó con Raúl Navarro como volante tapón en sustitución de El Hacen, concentrado con la selección de Mauritania. Así las cosas, el Unión Adarve abogó al principio por achicar la salida de balón local en campo contrario, con vigilancias a los interiores blanquivioleta.

Por ello el conjunto de Miguel Rivera descargaba más hacia los costados, donde se confiaba a las diabluras de sus extremos. Una tesitura que aculó al Unión Adarve, cuyo único plan de acción era el juego directo y los balones a su ariete, Adighibe. De este modo, el Promesas fue haciéndose con el control de la posesión tras unos primeros minutos de fútbol enfangado.

Trasladaba el balón de flanco a flanco, propiciando que la medular visitante se retrasase a cinco metros del borde del área y la zona de elaboración blanquivioleta carburase cerca del terreno vedado. En una de estas, un buen balón de Apa desde el lateral derecho no pudo ser rematado con la testa ni por Miguel ni Javi Pérez, en la que fue la llegada con mayor peligro en los diez primeros minutos del partido.

No obstante, y a pesar de que los ataques vallisoletanos eran tejidos con mayor finura, un cúmulo de imprecisiones en propio campo animaron al Unión Adarve, que volvió a buscar el robo cerca de los dominios de Samuel. De este modo trenzó un peligroso disparo en escorzo de Juanma tras un centro desde la derecha. Este se marchó por encima del larguero.

Al Real Valladolid se le atragantaba la transición defensa-ataque dado el empuje visitante, pero un par de buenas combinaciones a la contra desembocaron en sendas jugadas de peligro que espolearon a los hombres de Miguel Rivera. Fue entonces cuando acumuló sus mejores minutos de juego del primer período, con un futbol punzante por las alas.

En primer lugar, un buen pase filtrado al área por Zalazar fue remachado por Miguel tras el control orientado. Parras se estiró y blocó el esférico. Un aviso para navegantes que el Unión Adarve no recibió o no pudo recibir, pues en la siguiente jugada un disparo de Zalazar se estrelló en el palo y su rechazo cayó en Miguel, quien envió el balón al fondo de las mallas para adelantar a los blanquivioleta cuando restaban nueve minutos para el tiempo de asueto.

El Real Valladolid había olido sangre entre las líneas rivales y acumuló varias llegadas desde la derecha que inquietaron a los visitantes, quienes seguían encomendándose a la potencia y velocidad de Adighibe. Este contó con una ocasión para empatar el duelo con un disparo desde la frontal que amortiguó bien Samuel Pérez. Oportunidad con la que se llegó al tiempo de descanso.

Confianza y descaro tras el descanso
En la reanudación, el Real Valladolid B se mostró más confiado en su juego. Tenía más brío y desparpajo, como así evidenció enseguida, a los tres minutos, Miguel, quien recibió en el flanco izquierdo, se fajó de su par y entregó el esférico al segundo palo donde Zalazar no perdonó y puso más tierra de por medio (2-0, minuto 48).

Con la ventaja de dos goles, el Promesas monopolizó el esférico y propuso un fútbol más atemperado ante un Unión Adarve cariacontecido y sin ideas en ataque. Tan pocas que empezó a cortar la fluidez local con faltas y constantes interrupciones. El duelo, así, se ensució, lo que poco a poco fue beneficiando a los visitantes, más habituados a la guerra de guerrillas.

Sufrimiento final
El juego directo del bloque madrileño empezaba a dar sus frutos y a los jóvenes jugadores vallisoletanos les costaba taponarlo y calmar el partido. Finalmente, el Unión Adarve recortó distancias de penalti en el minuto 75 (Berodia) y atisbó la posibilidad de la igualada, pero el Promesas, que pudo haber ampliado la renta en una contra, maceró el partido y, con algo de sufrimiento, obtuvo la recompensa final al buen trabajo: tres puntos que, a falta de ocho jornadas para la conclusión del campeonato, valen oro.

Ficha técnica:

(2) Real Valladolid Promesas: Samuel, Apa, Corral, Jaime, Salisu, Raúl Navarro, Zalazar, Kike Pérez, Miguel, Javi Pérez (Mario, min. 81) y Waldo (Dani Pedrosa, min. 84).
(1) AD Unión Adarve: Parras, Miguel, Jordi, Olmedo (Sánchez, min. 57), Juanma, Darío, Gianni, Richi Jr, Adighibe, Onega (Gerardo, min. 57) y Ángel Auñón (Miñambres, min. 46).
Goles: 1-0, min. 36: Miguel; 2-0: min. 48: Zalazar; 2-1, min.76: Berodia, de penalti.
Árbitro: Gao Aladro (comité asturiano). Amonestó a Salisu, Jaime y Waldo, del Real Valladolid B; y a Richi Jr, Darío y Gerardo, del Unión Adarve.
Incidencias: Partido correspondiente a la trigésima jornada del Grupo I de Segunda División B celebrado en los campos Anexos al estadio José Zorrilla.

Etiquetas de la noticia:

Promesas

‹ Volver al listado noticias