PÁGINA OFICIAL DEL REAL VALLADOLID

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, si continua navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Leer política de cookies

El Pucela es de Primera

El Real Valladolid se proclama campeón del Playoff de Ascenso 17/18 a LaLiga Santander y competirá la próxima temporada en la máxima categoría del fútbol español

Sábado, 16 de Junio de 2018 - 23:03

El Real Valladolid vuelve a la Primera división. El Pucela es de Primera. Esta noche, después de empatar (1-1) con el C.D. Numancia de Soria en Zorrilla –resultado sumado al 0-3 cosechado en Los Pajaritos en la ida de esta final del playoff de ascenso 17/18), culminó su retorno a la máxima categoría del fútbol español. Cuatro temporadas después, vuelve al lugar que por ránking histórico le corresponde estar.

El final del partido y la posterior celebración en el césped y en la grada de Zorrilla fue la culminación de un largo trabajo de once meses que comenzó allá por el mes de julio del pasado año, con especial mención a los dos últimos, en los que la llegada de Sergio González al banquillo blanquivioleta insufló al Real Valladolid espíritu ganador, confianza, orden, equilibrio, solidez y puño de hierro contra los rivales. Su superioridad ante los rivales en este playoff no tiene otro antecedente en este formato histórico de la competición de plata.

Habría que remontarse a la permanencia de la temporada 94/95, con don Vicente Cantatore a los mandos, para encontrar una gesta del mismo calibre a la rubricada con este ascenso. En aquella ocasión, el técnico chileno transformó por completo un equipo que en enero era colista y estaba a 8 puntos del penúltimo clasificado hasta llevarlo a la permanencia en Primera y al éxtasis en la afición.

Han tenido que pasar 22 años para conseguir una hazaña por la misma vía. El Real Valladolid de Mendilibar se paseó por la categoría para ascender en abril; el de Djukic fue un buen equipo de fútbol y candidato al ascenso desde la primera jornada, pero tuvo que sudar sangre, sudor y lágrimas para lograrlo en un playoff épico. El Pucela de Sergio González mutó para golpear sin piedad a los rivales y desbordar de alegría a una afición y una ciudad.

En la vuelta del playoff no pudo despedir la competición con una victoria, pero el resultado, evidentemente, era lo de menos siempre y cuando no se diera la hecatombe. El trabajo estaba hecho en Soria y el partido en Zorrilla sólo dio para que el Pucela sofocara cualquier intento de rebelión. En el tramo final, en ambiente de fiesta total en la grada, Manu del Moral consiguió adelantar al Numancia en el minuto 86, pero Mata –quién si no-, sobre la bocina, consiguió empatar el partido para bajar el telón de una temporada de ensueño para el Pucela.

Etiquetas de la noticia:

Crónica

C.D. Numancia

‹ Volver al listado noticias