Icono chat Chat
Skip to main content

Toca hacer grande la mochila

Xabi Gil, preparador físico del equipo, explica la planificación del cuerpo técnico con vistas a una temporada tan larga como la que se avecina

“La gente dice que la pretemporada es el momento de llenar la mochila, aunque a mí me gusta puntualizar que se trata de hacerla grande y luego llenarla”. Xabi Gil, preparador físico y uno de los integrantes del cuerpo técnico con más protagonismo a estas alturas de pretemporada, explica que la semana de concentración en Mondariz-Balneario es la adecuada para redoblar cargas y esfuerzos.

“Las condiciones son ideales para poder hacerlo. Están muy controladas las horas de descanso y la alimentación, que es algo fundamental para que los futbolistas sean capaces de asimilar entrenamientos con tanta carga física. Son sesiones de acumulación y somos conscientes de que al final de la semana la fatiga aparecerá de una manera muy notable, pero es lo que queremos. Los dos partidos amistosos son entrenamientos, cuando volvamos de la concentración será el momento de variar las sesiones y prepararnos para la llegada de la competición”.

El preparador físico forma parte de un engranaje perfecto, un cuerpo técnico en el que se dividen y complementan las tareas para alcanzar el máximo nivel de los futbolistas. Reuniones antes y después de los entrenamientos para planificar, analizar, corregir en caso necesario… En definitiva, para optimizar los recursos y los rendimientos.

“Queda un mes para la competición y hay que tener en cuenta que esto es la Liga Adelante, que son al menos 42 jornadas y se puede hacer muy largo. No hay que llegar al final de la temporada con las reservas agotadas”. Por eso es momento de hacer grande la mochila. Cuanto más grande sea, mayor capacidad tendrá y mejor responderán las piernas a lo largo del año. Las piernas y la cabeza, porque al fin y al cabo los jugadores ahora aprenden a tolerar el sufrimiento que implica la fatiga generalizada.