Icono chat Chat
Skip to main content

5-3: El Pucela se da un festín en la Copa

Los vallisoletanos superaron claramente a la U.D. Las Palmas, que jugó desde el minuto 21 en inferioridad numérica

El Real Valladolid apeó esta noche a la U.D. Las Palmas de la Copa del Rey tras apabullar al equipo canario por 5-3, que con sus tres tantos, en los tres únicos disparos que realizó a puerta, consiguió maquillar un resultado que podía haber sido sangrante porque los vallisoletanos fueron nítidamente superiores.

El partido fue muy entretenido para el espectador. Para el espectador de Zorrilla, claro. Para el espectador que vio el partido por la tele desde Las Palmas, no tanto. Y es que la primera parte que soltó el Real Valladolid fue extraordinaria, con un recital de juego que hacía mucho tiempo que los blanquivioleta no desplegaban. Velocidad, precisión, desmarques, verticalidad y pases a la espalda de la zaga, que no sabía como frenar el vendaval.

Los ochos cambios que Paco Jémez introdujo en once canario con respecto al que ganó el pasado sábado al Nástic no le sentaron muy bien a Las Palmas, y entre Calle y Javi Guerra machacaron una y otra vez su defensa en los primeros 45 minutos, asistidos sobre todo por un Sisi inconmensurable. Al descanso, el 2-1 era una bendición divina para Las Palmas.

El partido comenzó con dos ocasiones clarísimas. Primero Guerra no pudo resolver el primer mano a mano con Pindado y después Calle no pudo precisar en el segundo palo un cabezazo a centro pasado, pero con Pindado completamente batido.

Tampoco acertó en el minuto 21 Baraja, que falló un penalti de libro cometido sobre Guerra y que costó la expulsión a Samuel, que arrolló al delantero, muy listo en esa acción delante del portero, esperando la tarascada del defensa, que finalmente picó en el anzuelo. Pindado detuvo la pena máxima, pero la acción le costó muy cara a Las Palmas porque se quedó con 10 futbolistas.

Calle abrió la lata en el minuto 28. El delantero recogió un regalo de un defensa, se plantó ante Pindado y el portero lo derribó. Calle marcó por el centro el 1-0. Y el 2-0, porque seis minutos después Guerra tiró su enésimo desmarque, balón al hueco, el delantero se planta ante el portero y cuando la portería empezaba a hacérsele pequeña, vio a Calle y le regaló el gol.

29852985i__calle.JPG
Fotografía (César Minguela): Calle, Guerra y Sisi fueron una pesadilla para la defensa de Las Palmas.

Pero antes del descanso el colegiado señaló un penalti a Valiente que sólo vio él y permitió el gol de Jorge Larena para meterse en el partido. El árbitro, Pérez Montero, se retiró entre pitos, no sólo por el polémico penalti, sino por anular dos goles a Valiente (golazo a salida de un córner en el minuto 21, precisamente el córner tras el penalti fallado por Baraja) y a César Arzo (a la salida de una falta lateral), ambos por supuestos fuera de juego, el primero supuestamente posicional de Calle, y el segundo del central, que remató solo delante del portero.

Si la primera parte del Real Valladolid fue sensacional en el juego, en la segunda no lo fue tanto porque la superioridad blanquivioleta fue aplastante, con un control absoluto ante un rival inferior, y jugó con una marcha menos. Del fútbol-espectáculo se pasó a un fútbol-control.

Y como sucediera el pasado viernes ante el Villarreal, cuando necesitaba un segundo aire para matar el partido, lo encontró desde el banquillo. Nauzet salió en el minuto 67 y firmó un gol de falta directa (3-1, min. 75) y dos asistencias magníficas, la primera para que Álvaro Antón picara por encima de Pindado (4-1, min. 80) y la segunda para que Jofre cabeceara en el segundo palo a puerta vacía (5-2, min. 87).

La única nota un poco negativa es que nada más marcar Álvaro y nada más marcar Jofre, Las Palmas contestó con sendos goles, el primero de Vicente en una jugada preciosa de Pedro Vega con remate majestuoso de cabeza (4-2, min. 81) y el segundo en un error de Valiente en la salida del balón que provocó el último tanto (5-3, min. 88).

En definitiva, el Real Valladolid consiguió casi todos los objetivos que se había marcado: volvió a jugar bien, volvió a ver puerta (aunque pudo meter otros cinco goles más de los que anotó), divirtió a sus aficionados y pasó la eliminatoria. Que Las Palmas marcara tres goles de tres disparos a puerta no pasa, esta vez, de mera anécdota.

La siguiente cita copera será el 8 de septiembre, con el Xerez, Córdoba, Rayo, Ponfe, Betis, Alcorcón, Elche, Huesca y Granada como posibles rivales. Pero antes, este domingo, hay Liga en Los Cármenes. Que siga la racha.

Más información sobre este partido, aquí.

Fotografías (César Minguela).