Icono chat Chat
RV Baloncesto

Melwin Pantzar no continúa en el UEMC RVB

El base sueco deja la entidad blanquivioleta después de tres temporadas inolvidables en las que ha dejado huella en el plano deportivo y personal, rompiendo varias barreras históricas del Club

Melwin Pantzar no continuará en el UEMC Real Valladolid Baloncesto. El base sueco, después de tres temporadas inolvidables en las que ha demostrado su incalculable valor deportivo y humano, buscará otros retos profesionales lejos de Pisuerga. La entidad, como no podía ser de otra manera, le desea la mejor de las suertes a una figura deportiva y humana que ha dejado huella en el Club, y cuyo comportamiento, actitud y actuaciones siempre han sido ejemplares.

Desde su llegada al UEMC Real Valladolid Baloncesto hace ya tres temporadas, de la mano de Hugo López, Melwin Pantzar ha disputado un total de 102 partidos oficiales: 26 en su primer curso, 37 en el segundo y 39 en este último. Una cifra que sólo superan Sergio de la Fuente (255), Daniel Astilleros (161) y Greg Gantt (132) y que convierte al escandinavo en el cuarto jugador que más encuentros ha disputado con las ardillas en toda la historia del Club. Dicho hito no es el único que avala su importancia deportiva en las últimas campañas.

Esta misma temporada, por si fuera poco, el base sueco rompió la barrera de los 1000 puntos anotados con las ardillas, un listón que sólo han logrado otros tres jugadores en la historia del Club: Sergio de la Fuente, Henri Wade-Chatman y Greg Gantt. Creciendo a pasos agigantados año tras año, en este último el ‘19’ promedió 20.06 de valoración de media y es el jugador de la LEB Oro que más ha sumado en todo el curso.

Guarismos que ponen de manifiesto su impronta en el plano deportivo, pero que no hacen justicia a su impacto personal con el Club y la ciudad. Melwin Pantzar, desde su llegada al Pisuerga, ha demostrado sus valores como ser humano: compromiso, trabajo y un excepcional compañerismo son algunas de las cualidades que ha ratificado durante su tiempo como jugador del UEMC Real Valladolid Baloncesto, lo cual le han servido para ganarse el máximo cariño y respeto de la entidad pucelana.

Emocionado después de tres tiempos en el Club, Melwin Pantzar se ha querido despedir del UEMC Real Valladolid Baloncesto con un mensaje cargado de sentimiento y cariño. “Muchísimas, muchísimas gracias por estos tres años que he pasado en Valladolid. Estoy muy agradecido de haber formado parte de este Club. Esta etapa ha sido la mejor en mi vida, sin duda. Gracias a Pepe Catalina, a Saúl Hernández, a todos mis entrenadores desde el primer año, a los miembros del cuerpo técnico, a los que rodean al club y a todos compañeros por confiar en mí y por la oportunidad. Gracias a la afición porque me ha apoyado desde el primer día en los buenos y en los malos momentos. Nunca lo voy a olvidar. Os aseguro que lo he dejado todo en mí para representar al club y a la ciudad de la mejor manera, y ojalá haya podido dejar huella en Valladolid. Muchísimas gracias desde mi corazón”.

Por su parte, Pepe Catalina, director deportivo, también quiso brindarle una cariñosa despedida a Melwin Pantzar y habló sobre su etapa en el equipo. “En el Club nos sentimos muy afortunados y orgullosos de haber vivido estos tres años con Melwin. Algunos en su totalidad, otros de manera parcial. Vino un chaval y se va un hombre. Su maduración como jugador ha sido evidente, se han ido cumpliendo todos los procesos evolutivos que han hecho de él un jugador en auténtica progresión y que ha terminado con una temporada excelente, batiendo muchos registros a nivel personal y, sobre todo, siendo fundamental en los éxitos del equipo. Cuando Melwin siguió en Valladolid después de su primer año, y agradecemos a su agente Quique Villalobos por creer en nosotros, buscaba que el crecimiento del jugador fuera acompañado con el impacto que podía tener en los éxitos deportivos del equipo y así ha sido. Siempre ha sido muy leal, ha priorizado Valladolid por encima de otras posibilidades, incluso en otro momento con opciones más lucrativas, y hasta el último día ha mantenido el deseo que siempre ha expresado de poder jugar en la Liga ACB con el UEMC RVB. No lo va a poder hacer con nosotros, lo hará en otro sitio y se merece lo mejor. Se va un excelente jugador y una grandísima persona, uno de los mejores chicos que hemos conocido y todo lo bueno que le pase será poco. Enhorabuena a Melwin, allá donde esté disfrutaremos de él y Valladolid siempre será su casa”.

Desde el Real Valladolid Baloncesto, una vez más, le deseamos a Melwin Pantzar la mejor de las suertes en su futuro personal y profesional, ya que como ser humano y como deportista merece todo lo bueno que consiga. Y todo lo bueno siempre será poco para lo que merece. Pisuerga siempre será su casa.