NOTICIAS

¡Qué tarde la de aquel día!

Recordamos de la mano de Jaime Mata la celebrada victoria en Oviedo, la primera piedra del ascenso en 2018

20/04/2020 10:45

No necesariamente todas las citas históricas tienen que remontarte mucho tiempo atrás. Hay algunas cercanas pero que, debido a su significado, simbolismo o consecuencias, ya forman parte de la memoria colectiva. Es el caso del triunfo del Real Valladolid en el Carlos Tartiere el 20 de abril de 2018, el primer triunfo de Sergio González al frente del primer equipo blanquivioleta.

Con más de 400 aficionados del Pucela en las gradas del templo carbayón, una cifra muy considerable para un partido disputado un viernes por la noche, se puso la primera piedra del inolvidable ascenso a la máxima categoría del fútbol nacional. Esa noche, como durante casi todas las noches de aquella temporada, uno de los grandes protagonistas fue Jaime Mata. El ‘nueve’ hizo 35 goles para hacer historia y abrió el marcador en Oviedo.

Fue un partido muy importante tanto en la historia de esa temporada como en la historia del Club o la mía misma como parte de esa plantilla”, recuerda confinado en su domicilio de Madrid. “Sergio había llegado el partido anterior en un duelo clave para no perder comba con los de arriba y perdimos. Luego llegó el encuentro en Oviedo, con un montón de aficionados, queríamos ganar e hicimos un partido muy completo para llevarnos los tres puntos”.

El técnico formó con Masip, Moyano, Kiko Olivas, Calero, Nacho, Luismi, Míchel, Hervías (Anuar, m. 73), Óscar Plano (Mayoral, m. 85), Toni (Antoñito, m. 79) y Mata. El ariete madrileño hizo un buen gol en el 62’ y, apenas un minuto después, Folch marcó en propia puerta tras un córner botado por Óscar Plano. Linares recortó distancias ya en la recta final, aunque no fue suficiente para discutir la victoria blanquivioleta. La grada visitante estalló y, con ella, una plantilla necesitada de una alegría que le permitiera liberar la tensión acumulada durante unas semanas muy duras.

“Sentimos que era una victoria importante, vimos a la gente muy ilusionada en la grada visitante y esa ilusión se trasladó al vestuario. Nos dimos cuenta de que podíamos ganar también fuera de casa, que estábamos ahí cerca del objetivo, a todos nos dio ese plus de confianza y motivación para afrontar la recta final de temporada”, destaca el ahora delantero del Getafe e internacional con la selección española.

Siempre juntos, siempre Pucela
Aquel día, con la grada y el vestuario otra vez ilusionados y unidos en busca de un ascenso que aún parecía muy lejano, surgió el ‘Siempre juntos, siempre Pucela’
que ahora adorna los fondos del Estadio José Zorrilla. “El lema refleja muy bien aquel momento. Se quiso poner de manifiesto la confianza que tenía la afición en nosotros, creían que podíamos estar arriba y pelear por el ascenso”, explica. Lo cierto es que fue clave conseguir la primera victoria con el nuevo entrenador para “ganar en ilusión y en confianza para hacernos creer”.

Desde entonces, el equipo de Sergio González acumuló un balance espectacular de siete victorias, dos empates y una derrota hasta lograr el ascenso en un inolvidable playoff. “Sergio nos hizo creer. No creo que Luis César lo hiciera mal porque seguíamos peleando por los puestos de arriba pero llegó el cambio de entrenador y nos dio la frescura que necesitábamos. Eso no hizo hacernos creer que podíamos estar arriba”, reflexiona un jugador que, como todos los de aquella plantilla, nunca olvidará la temporada 2017/18.

Mata, un jugador acostumbrado a pelear en el barro, marcó 35 dianas y se convirtió en el héroe de un ascenso ansiado y, en muchos momentos de la temporada, casi descartado. Fue la campaña “soñada para cualquier jugador”, el premio a “muchos años de trabajo” previos. “Ese año iba todo de cara, tenía mucho acierto de cara al gol. Pude vivir como delantero muchos goles especiales para conseguir ese ascenso, como por ejemplo el que marqué al Numancia en la última jugada del playoff. En todos los sentidos fue un año magnífico para mí”.

Un hueco muy especial para el Real Valladolid
Del mismo modo que Jaime Mata es importante para la afición del Pucela, el Real Valladolid tiene “un hueco muy especial” en el corazón del madrileño
. “Por todo lo que conseguimos, lo que vivimos, los amigos que hice y aún mantengo”, desgrana. Con muchos de ellos, aún en la plantilla blanquivioleta, mantiene el contacto y son frecuentes las visitas a la ciudad del Pisuerga. “Siempre regreso con el corazón un poco más lleno de todo el cariño que recibo”.

La próxima visita a Valladolid será muy especial, por supuesto, pero por el momento toca “ser consciente y responsable por el bien común”, toca quedarse en casa a la espera de poder retomar la normalidad. Un buen entretenimiento, sin duda, es recordar aquel partido en Oviedo y aquella inolvidable temporada 2017/18.

  Mata

Se habla de: Mata, Historia