Icono chat Chat
Skip to main content

En buena línea

Mendilibar, satisfecho con la calidad e intensidad de los entrenamientos de un stage en el que el Real Valladolid ha cosechado tres empates y dos victorias ante conjuntos más rodados

Ya ocurrió el año pasado. El balance del stage de pretemporada por tierras belgas y holandesas es francamente positivo. Y no por el hecho que el Real Valladolid haya regresado a casa invicto -tres empates sin goles y dos victorias-, sino porque la calidad de los entrenamientos ha sido muy elevada y servirá de mucho a lo largo de la temporada.

Así lo reconocía Mendilibar a la conclusión del último choque del stage, en La Haya, y a apenas unas horas de coger el vuelo de regreso a España tras doce días de concentración. Lo de menos son los resultados cosechados en los amistosos, puesto que se trataba de sesiones de entrenamiento a las que se llegaba con las piernas muy cargadas. Lo verdaderamente importante es que paulatinamente se ha trabajado para que los nuevos asuman el concepto de juego del equipo y se integren en el grupo, esencial arma de los blanquivioleta.

El hecho de que el Real Valladolid se encuentre invicto a estas alturas de pretemporada no deja de ser anecdótico, pero está claro que a nadie le amarga un dulce y que es una manera de insuflar confianza a jugadores y afición. Los partidos en Holanda y Bélgica no han sido buenos, a excepción de la exhibición en Gante, pero sí han servido para dar un paso adelante en la preparación. El guión parece calcado al de la temporada anterior, cuando el Pucela tampoco conoció la derrota en el stage en unos partidos discretos en los que sólo destacó el rendimiento de un partido, en este caso ante el Brujas.

Quique
Quique González celebra el gol que consiguió en Gante (Jonathan González - Diario As)

Los números cantan que el equipo tiene una importante solvencia defensiva. Sólo ha encajado un gol en los cinco partidos disputados lejos de España. Precisamente fue en Gante y de penalti en el descuento. La otra cara de la moneda está en el acierto goleador. Se han firmado tres tablas sin goles y, en los dos partidos restantes, se ha conseguido anotar cinco dianas. Kike López, que se destacó con un triplete ante el ADO Den Haag, Quique González y Goitom firmaron los tantos.

Canteranos en progresión
Los goles de los canteranos suponen un premio al trabajo realizado durante toda la pretemporada. En su día fueron citados junto a otros jóvenes exponentes de las categorías inferiores para empezar a entrenar con el primer equipo. Tendrían que ganarse con el trabajo diario el poder viajar al stage. Y todos lo han hecho.

Quique ha anotado en total tres goles y ha mostrado valentía y desparpajo. El también juvenil Lázaro ha querido dar un puñetazo en la mesa para decir "aquí estoy yo" y ha destacado en sus últimas apariciones. Le faltaba quitarse el miedo y parece que lo ha conseguido. Aridane, última incorporación al stage, empezó demasiado nervioso pero mejoró. Todavía le falta para ser central de la primera plantilla, pero está en el buen camino siempre y cuando no baje un ápice en la intensidad de su trabajo. Para terminar con los futbolistas que tienen ficha con el Promesas, hay que hacer referencia a Rueda. El extremeño se ha mostrado muy activo en los entrenamientos y ha querido hacer oposiciones al puesto de medio centro que, en teoría, queda libre en la primera plantilla. Tuvo la mala suerte de participar en el mal encuentro ante el Círculo de Brujas, en el que ningún blanquivioleta a excepción de Asenjo rindió a buen nivel.

Aparte del buen rendimiento de los canteranos, las mejores noticias del stage han llegado de la mano de las lesiones. Sólo Canobbio ha sufrido una lesión de consideración: un esguince en su tobillo izquierdo. Y gracias, puesto que la entrada recibida en Mouscron fue terrorífica e hizo temer lo peor. Ogbeche también padeció una contractura, una lesión menor que no le debe impedir entrenarse con sus compañeros esta semana, pero que no le permitió jugar en los dos últimos amistosos por los Países Bajos.

Sendos golpes recibidos por Borja y Bea hicieron saltar las alarmas, sobre todo al ver al de Amurrio retirarse del partido ante el Den Haag con ostensibles gestos de dolor, pero sólo fueron sustos sin consecuencias.

Víctor
Víctor realiza trabajos de recuperación en las instalaciones del Hotel Carlton de Brug, en Mierlo. (Jonathan González - Diario As)

Mientras, Víctor demostró una vez más su profesionalidad y, junto a los integrantes del cuerpo médico del Club, trabajó duro en el stage para recuperarse de su artroscopia en la pierna derecha. El extremeño sorprendió a propios y extraños cuando participó con el resto del grupo en las últimas sesiones de la concentración.

Fotografías (Jonathan González - Diario As): En portada, Escudero encara a un rival del KAA Gent, durante el mejor partido del Real Valladolid en el stage; arriba, Aguirre se marcha por velocidad de un futbolista del Círculo de Brujas, en el choque en el que el Pucela ofreció su peor cara.