Icono chat Chat
Skip to main content

Faltó la puntilla

Mendilibar se muestra satisfecho por la recuperación del buen juego, pero lamenta las ocasiones de gol desaprovechadas y el hecho de que "sea necesario hacer mucho para ganar"

El Real Valladolid perdonó la vida al Espanyol y lo acabó pagando con un empate injusto a tenor de las ocasiones que disfrutaron ambos conjuntos a lo largo del encuentro. Mendilibar, que cumplía su partido cien de Liga al frente del conjunto blanquivioleta, lo resumió a la perfección. "Durante 75 minutos hemos sido dueños de las ocasiones y del juego, luego nos han empatado y encima hemos sufrido al final".

El técnico de Zaldibar se mostraba satisfecho porque el equipo volvió a mostrar su mejor cara, aunque también confesó estar preocupado por la evidencia reflejada este domingo en Zorrilla. "Nos hace falta mucho para ganar un partido y a nuestros rivales les vale con muy poco. Nos ha faltado marcar el segundo para matar el partido, cuando no lo haces das opción al contrario y sin hacer gran cosa te empatan".

Mendilibar explicó que Pedro López pidió el cambio por molestias físicas que arrastra y que hacen que tenga que dosificar sus esfuerzos durante la semana para llegar bien al partido. También Luis Prieto acusó molestias, aunque no fue necesario sustituirlo. "Después he optado por Sesma arriba porque con su velocidad podía crear peligro, como así ha sido".

El míster no quiso mojarse sobre el posible penalty a Canobbio en el descuento de la segunda parte. El uruguayo fue agarrado dentro del área pero siguió la jugada convencido de poder hacer gol. "Está claro que si es falta es falta, no sé si hubiera pitado penalty si Fabián se hubiera caído, nunca lo sabremos".

Por último, Mendilibar reconoció que al equipo le cuesta "coger las marcas en los saques de esquina", lo que facilitó el gol del Espanyol. "No estamos cerca del rival, está claro que un balón al segundo palo hay que disputarlo por lo menos y no lo hemos hecho".

Pochettino, conforme con el punto
A diferencia de Mendilibar, Pochettino consideró justo el empate y se mostró "muy satisfecho" por la actitud y el rendimiento de sus jugadores. El Espanyol sigue en zona de descenso, pero el entrenador argentino -debutante en Liga este domingo en Zorrilla- se fue con un "buen sabor de boca gracias a la buena segunda parte" de su equipo. Pochettino lamentó los problemas físicos que obligaron a hacer los cambios y calificó de "importante" el punto cosechado. "Todavía quedan muchas jornadas".

Fotografías (Gonzalo Gete). Mendilibar y Pochettino dan instrucciones a sus jugadores.