Icono chat Chat
Skip to main content

Con el traje de motivador

Mendilibar reconoce que el Pucela aún no ha hecho las cosas tan bien como debiera y subraya la necesidad de coger "automatismos" a la hora de desempeñar la labor como equipo

El Pucela es decimocuarto a tres puntos del descenso. La situación es mejor de la que le correspondería en función de presupuesto, pero Mendilibar no se conforma. De todos es sabida la ambición del técnico, la tensión que imprime a sus jugadores para buscar la mejoría en todos los aspectos. El de Zaldibar nunca ha sido resultadista y por eso no quiso escudarse en la clasificación y reconoció este jueves que el equipo aún no ha alcanzado el nivel que quiere.

"Somos un equipo y debemos remar todos en la misma dirección. Creo que todavía no lo estamos haciendo, no estamos jugando bien. Los jugadores tienen que coger automatismos para desempeñar su labor correctamente en el terreno de juego", explicó un Mendilibar que esta semana ha estado especialmente activo -incluso más de lo habitual- durante los entrenamientos.

"He estado haciendo un minicurso de coaching con gente del Club y la verdad es que no sé si me explico mal", decía con sorna. "Trato de motivar, incentivar o picar a mis jugadores, busco que estén siempre concentrados y que den valor a cada ejercicio del entrenamiento, a cada balón que reciben en una posesión, por ejemplo. Soy de los que piensa que según entrenas así juegas".

Respecto al rival de este domingo, el Villarreal, el míster incidió en la dificultad que supone cambiar de entrenador después de cinco años. "El nuevo cambia alguna cosa y los jugadores tienen vicios del anterior, es normal que cueste. Lo cierto es que el Villarreal no ha jugado mal, pero les costaba meter gol a pesar de los delanteros que tiene. Con Valverde hacen más trabajo defensivo y tratan de finalizar antes".