Icono chat Chat
Skip to main content

Haris Potter

Medunjanin, como ya hiciera ante el Espanyol, volvió a conseguir un gol memorable en los últimos minutos y dio la merecida victoria al Pucela

Tiene cara de niño bueno. Educado. Amable. Pero cuando le llega un balón cerca del área es malísimo. Para los rivales, claro. Haris Medunjanin tiene ángel y es capaz de hacer cosas que otros no son capaces ni de imaginar. Los aficionados al Pucela ya lo saben. Los rivales ya lo temen. Contra el Sporting, el bosnio volvió a destapar el tarro de las esencias y dio una victoria de oro al Pucela.

El bueno de Haris es un mago. En el mundo del fútbol, tan dado a poner motes, le empezaron a llamar Harry nada más llegar a Valladolid. Apostó fuerte y se hizo con un hueco en la plantilla con tan sólo una semana a prueba. Olabe descubrió su calidad y Mendilibar le vio más que capacitado para jugar en España. A pesar de que el técnico le exige más en defensa -sabe que tiene madera de crack y quiere que dé el máximo-, sin duda es uno de los ojitos derechos de aficionados y compañeros. Por algo algunos le llaman Haris Potter. Sesma se lo repite mucho en los entrenamientos. Y Medunjanin, convocado recientemente con su selección nacional, devuelve el cariño con lo que mejor sabe hacer. Mostrando su deslumbrante técnica y marcando goles que valen su peso en oro.

Un breve repaso a la videoteca sirve para darse cuenta de que el centrocampista no sabe anotar dianas feas. Los goles en el amistoso de Villarreal -que le valieron un contrato de tres años-, la vaselina al Almería, el pase a la escuadra ante el Deportivo, el zapatazo en Cornellá-El Prat... Haris Potter es un mago. Capaz de levantar un Estadio con un solo gesto, Medunjanin dibuja arte con sus botas. Medunjanin no pasa, envía declaraciones de amor a sus compañeros. Medunjanin no dispara, entona un hechizo envenenado ante el que los rivales no pueden hacer más que aplaudir.

Fotografía (Gonzalo Martín): En portada, Haris Potter dispara para superar a Juan Pablo tras dejar sentados a dos rivales; arriba, el bosnio celebra el gol conseguido ante el Sporting.